Buscar
  • Alobebe

THE CHAFFI’S CRIANZA NÓMADE

The Chaffis es el nombre que le dimos a nuestra aventura de criar viajando lejos de nuestra zona de confort, al encuentro de otras culturas y formas de vida que puedan aportar a la nuestra una visión más amplia y rica del mundo. Este viaje de la vida es nuestro proceso constante, dedicado y delicado de criar y crear para crecer juntos.

Somos Anai, Wachi y nuestro pequeño Salvador y en estas líneas empezaremos a contarles nuestra primera gran aventura de familia nómade.


RUTA

Partimos del Perú hacia Costa rica y México, cruzamos el océano en dirección a España y Portugal, para finalmente llegar a Indonesia.

Ciudades: San José, Jacó, Guanacaste (playa negra), Guadalajara, Nayarit (Ixtlán del Rio, Sayulita, San Pancho), Cancún, Madrid, Barcelona, Málaga, Cádiz, Trujillo, Aljezúr, Bali.


EQUIPAJE

Partimos del Perú hacia Costa rica y México, cruzamos el océano en dirección a España y Portugal, para finalmente llegar a Indonesia.

Ciudades: San José, Jacó, Guanacaste (playa negra), Guadalajara, Nayarit (Ixtlán del Rio, Sayulita, San Pancho), Cancún, Madrid, Barcelona, Málaga, Cádiz, Trujillo, Aljezúr, Bali.


CUIDADOS ESPECIALES

Antes de partir, preparamos un kit de cuidados básicos y alimentos que quizás serían difíciles de encontrar en lugares remotos, y que sabemos aportan nutrientes importantes para el crecimiento de Salva, además este kit sería básico para hacer más suaves los cambios bruscos de clima, horario y alimentación.

KIT:

BOTIQUÍN HOMEOPÁTICO

Complejo respiratorio (asma, tos, bronquitis)

Complejo eruptivo

Complejo diarrea


CUIDADOS BÁSICOS

Bloqueador solar RAW ELEMENTS

(sin químicos nocivos)

Repelente de CITRONELLA

“La Esencia Del Campo”


SÚPER ALIMENTOS

Harina tostada de Kiwicha y Cañiwa

Cacao en polvo

Cúrcuma

Moringa

Espirulina

Ajonjolí

Goyi berries

Arcilla de chaco

Propóleo

Sal rosada

PRIMERA PARTE DEL VIAJE

CENTROAMÉRICA

Costa rica nos recibió con el cielo abierto y un calor abrasador. Verdes de todas las tonalidades, árboles y frutos, olas perfectas y mucho coco para beber y comer. Monos, cebús blancos e iguanas gigantes comparten la calle con la gente. Costa rica es despertar con los gallos y sentir el olor fresco de las hojas en la mañana, ir a ver las olas al alba, antes de que entre el viento, mientras la luz del día va llegando lentamente y como una meditación zen tiñe gradual y delicadamente el cielo de colores imposibles de imitar. Son regalos de la naturaleza que ocurren diariamente y dejamos pasar mil y un veces, pero cuando nos disponemos a estar presentes, con los sentidos puestos, aquellos instantes de belleza se guardan como joyas en el alma. Fueron los 10 primeros días de una larga travesía. Días de celebración, familia y buenos amigos. Buen inicio de viaje. ¡Pura vida!

Llegar a México fue como llegar a casa. La familia mexicana es cálida, con un sentido del humor y alegría única. Aterrizamos en Guadalajara, la cuidad más próxima a Ixtlán del río donde sería la búsqueda de visión.

Era un encuentro de Raíces de la Tierra, donde se reúnen alrededor de 200 personas de las cuales la mitad sube a la montaña por 4 días y 3 noches, sin beber ni comer, solo con sus rezos y la convicción de que ese acto de valentía, esa lucha física y mental sembrará como una semilla poderosa una nueva conciencia, una transformación interior. La otra mitad nos quedamos en el campamento, como apoyo para los buscadores, comiendo y bebiendo en su nombre y participando de los temazcales al amanecer y al anochecer. Aquellos días entre robles y hojas secas, polvo y calor, conocimos gente maravillosa, personas verdaderas que abren camino al conocimiento, guardianes de la tradición.

Hemos decidido viajar para abrir nuestra mente, ubicarnos en un lugar menos ordinario de nosotros mismos, predisponernos a vivir en el presente día a día, a seguir buscando la mejor versión de cada uno.

Regalarnos esta experiencia como familia fue una decisión acertada, fueron días significativos para Salvador. En una etapa en la que cada experiencia es un alimento, creemos que una infancia en contacto con la naturaleza genera valores muy importantes y una sensibilidad muy clara hacia el cuidado y el respeto a la vida, y eso es para nosotros, la base para la felicidad.

Escribe: Anaí Mujica

Fotografía: Javier Schiaffino

100 vistas

TÉRMINOS

CONTACTO

91 6633 884

ATENCIÓN TELEFÓNICA

(durante cuarentena)

Lunes a viernes 

De 10 am. a 5 pm.

info@alobebe.pe

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon