Buscar
  • Alobebe

Partera embarazada

Tengo 25 semanas de embarazo y soy obstetriz de profesión (partera o comadrona, dependiendo del país). Luego de dos años de matrimonio, mi esposo y yo comenzamos a planear el primer embarazo.



A mí me gusta siempre tener todo bajo control; por eso, cuando me tocó planear el embarazo, comencé a prepararme tomando vitaminas y observando mis ciclos menstruales para conocer mis días fértiles. Yo estaba segura de que saldría embarazada a la primera. ¡Y no pasó! Fue ahí cuando me di cuenta de que ciertas cosas en la vida no se pueden controlar, tanto así que me dije a mí misma que tenía que convencerme de que esto iba a pasar cuando tuviera que pasar… y fue así que ¡pasó al segundo intento! Hice mis cálculos y esperé más o menos hasta la quinta semana para hacerme la prueba de embarazo, ya que quería asegurarme de que saliera positiva.

Como obstetriz me dedico a atender exclusivamente partos en casa, aquí en Nueva York, donde vivo hace ya unos años, lejos de mi Lima natal. Por lo tanto, me aseguré de que mi buena amiga y partera también estuviera disponible para hacer mis controles prenatales y sobre todo para finales de octubre, que es el tiempo probable para el nacimiento de mi bebé. Así podré tener mi parto en paz y armonía, en la intimidad de mi casa.

Este es mi primer embarazo y he tenido que ajustarme mucho a los cambios que han ido surgiendo. No he tenido grandes malestares, solo cansancio por unas semanas, pero prácticamente después del primer trimestre ya me sentía muy bien y pude continuar haciendo mis ejercicios habituales: yoga, zumba, natación y jogging. Hasta ahora los practico y siento que mi bebé los disfruta también.

Mi esposo y yo tomamos la decisión de llevar este embarazo de la manera más natural posible. Entre otras cosas, decidimos no hacer la translucencia nucal o screening genético, porque sé que el riesgo de defectos cromosómicos a mi edad no son elevados, porque no tengo herencia familiar de ninguno de estos, y también porque sé que llevo una vida sana. Además de que, incluso teniendo un resultado adverso, no habría decidido terminar con mi embarazo; así que no tenía caso hacerlo.

También decidimos no hacer ningún ultrasonido, a menos de que sea muy necesario. Pienso que prefiero disfrutar mi embarazo al máximo, sin preocupaciones de que el bebé tenga tal o cual problema. Tengo fe en que todo está y estará bien; además puedo sentirlo. Veo que mi bebé está creciendo adecuadamente, se mueve y se comunica. Incluso hemos acordado en no saber el sexo del bebé hasta el día del nacimiento; creemos que esto hará aún más emocionante todo este proceso. Por ahora solo lo llamamos Jellybean, que significa frijolito de caramelo.

La experiencia de estar embarazada es maravillosa. Al principio me sentía un poco rara, porque sabía que había algo ahí pequeñito que estaba creciendo y desarrollándose dentro de mí, pero no lo sentía. A las 17 semanas empecé a sentir sus movimientos. El sentir a esa personita creciendo dentro de mí es algo increíble; la idea de que el cuerpo humano es tan maravilloso, que un ser humano se puede desarrollar dentro de uno, es inexplicable. No cambiaría esta experiencia por nada.



El ver que mi esposo puede sentir las pataditas y hasta ver los movimientos del bebé a través de mi vientre completa aún más esta vivencia y lo hace a él formar parte de la linda historia que vivimos.

Hay muchas cosas que he aprendido en este camino, como comenté antes: querer tener todo bajo control, por ejemplo. Me di cuenta de que no importa cuánto sabía yo sobre embarazos y partos; siempre hay cosas para las que una no está completamente preparada y solo hay que tener la mente abierta para experimentarlas. Siento que ahora puedo educar mejor a mis pacientes y entender que hay cosas que ocurren durante el embarazo que no se encuentran en los libros, pero que pasan y que además son completamente normales, porque yo también las estoy experimentando.

Ahora simplemente quiero disfrutar al máximo las semanas que me quedan de embarazo. Estamos muy felices por las decisiones que hemos tomado; entre ellas la idea de tener un parto completamente natural en nuestra casa, donde yo podré sentirme empoderada y fuerte, al ser una mujer pariendo a su bebé, y que estemos siempre juntos y en absoluta intimidad.

13 vistas

TÉRMINOS

CONTACTO

91 6633 884

ATENCIÓN TELEFÓNICA

(durante cuarentena)

Lunes a viernes 

De 10 am. a 5 pm.

info@alobebe.pe

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon