Buscar
  • Alobebe

El juego y el aprendizaje

Todos los padres queremos ayudar a nuestros hijos a mantener su integridad y construir su propia identidad, para que, una vez adultos, sepan orientarse y desarrollar su vida plenamente...



Para ello debemos prestar atención a las actividades que nuestros hijos realizan -las que realizamos con ellos o las que hacen con otros-, al sistema educativo al que le confiaremos parte de su formación y a los estímulos que rodean su quehacer diario. Empezaremos reconociendo que los seres humanos transitamos a lo largo de nuestra vida por diferentes etapas de desarrollo y aprendizaje, y que la niñez constituye, probablemente, la más determinante y vulnerable de todas. La niñez, hay que cuidarla.

Hace no mucho, en el siglo XVIII, Rousseau y sus seguidores defendieron la idea de que la niñez era una etapa en sí misma, una etapa muy especial e importante, no simplemente un tránsito rápido hacia la adultez, como hasta entonces se había considerado. El niño no es entonces un adulto pequeño, es un ser que responde a la necesidad del goce y la curiosidad, un ser inteligente y sensible que disfruta incansablemente de una actividad extraña para los adultos: el juego. Rousseau definió entonces que el juego era el camino principal para acceder al interés del niño y así, educarlo. Algo similar a lo planteado por Platón en su tesis sobre el juego y su papel en la formación del niño.

El juego es una pieza clave para el desarrollo integral porque guarda conexiones sistemáticas con otras actividades como la creatividad, la experimentación, la aplicación de conocimientos y la solución de problemas.

Cada niño es un genio de la imitación, e imita de una manera única e individual lo que percibe de su entorno, lo expresa a través del juego y, entonces, lo comprende.

Así, el juego no es sólo una posibilidad de autoexpresión, sino también, de autodescubrimiento a través de la cual los niños se van adaptando a la sociedad y se hacen un lugar en ella. Del juego surge el aprendizaje auténtico, se reconoce el espacio de los demás y se crea un espacio común en el que se generan infinitas posibilidades a través del intercambio social.

El juego se manifiesta por lo menos de dos maneras muy distintas: el juego libre y el juego didáctico. El juego libre responde únicamente a la espontaneidad y a la necesidad de disfrute, mientras que el juego didáctico tiene un propósito y también un fin. Ambos se relacionan con el aprendizaje, en el primero de una manera misteriosa y el segundo de una manera programada. Tanto en la casa como en la escuela es fundamental que se den ambas manifestaciones del juego. Los educadores deben tener muy claro las diferencias entre uno y otro, y a los padres, nos es muy útil poder reconocer ambos para poder compartirlos y disfrutarlos con nuestros hijos de manera consciente.

El juego como didáctica, sin dejar de ser inmensamente importante para el proceso educativo infantil, no puede competir con el juego libre y espontáneo y sus tan valiosas consecuencias a todo nivel. Es el fascinante juego libre el que permite exteriorizar nuestros mundos internos y fundir ambos en una nueva realidad, es este acto de total creatividad, libertad y goce del que los pequeños son maestros y el cual debemos defender en todas las esferas de la vida.

Como padres y guías de nuestros hijos, estamos llamados a acompañarlos en el juego, así tendremos la posibilidad de conocerlos, de reconocer sus habilidades, sus dones, sus conflictos, miedos y proyecciones.

“El juego es parte sustantiva de la naturaleza infantil y como tal no necesita ser enseñado. El niño va a jugar porque esa es su manera de vincularse con la realidad, de ingresar a ella poco a poco en un tránsito difícil que va de la alucinación todopoderosa y egocéntrica, de la soledad indiferenciada del lactante, a la conducta adaptada a los demás y al reconocimiento del punto de vista diferente e, incluso, a formas de solidaridad con el otro que se manifiestan en la simpatía y la piedad.”

Constantino Carvallo.

Ensayo sobre el juego en la educación pre-escolar.

Por: Yoydi Checa y Selma Bozanic

30 vistas

TÉRMINOS

CONTACTO

91 6633 884

ATENCIÓN TELEFÓNICA

(durante cuarentena)

Lunes a viernes 

De 10 am. a 5 pm.

info@alobebe.pe

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon