Buscar
  • Alobebe

Dieta para la fertilidad

Aunque la fertilidad depende de muchos factores, aumentar la ingesta de ciertos alimentos y evitar otros pueden incrementar tus posibilidades de concebir, pues contribuyen a mantener un peso saludable, regular los niveles de insulina y mantener el balance hormonal adecuado en tu cuerpo. Aunque esta estrategia no asegura un embarazo, no tiene efectos perniciosos y, de todas formas, te ayudará a tener una buena base para un embarazo, parto y maternidad saludables.



ALIMENTOS QUE PROMUEVEN LA FERTILIDAD

Carnes, pescado y mariscos: La carne roja magra (con poca grasa) es rica en proteína y vitamina B12, vitales para la salud reproductiva. Si te gusta el pescado, elige consumir pescados pequeños como la sardina y la anchoveta; estos son ricos en omega 3 y están llenos de beneficios para la fertilidad. Las otras, si de mariscos cocidos se trata, también son una excelente opción: tienen un alto contenido de zinc, crucial para tener esperma saludable y asegurar el correcto desarrollo de los óvulos.

Lácteos: El consumo diario de al menos un vaso de leche entera (o, si lo prefieres, yogurt, helado o queso), especialmente si es de origen orgánico, incrementa la fertilidad. Evita las versiones light o reducidas en grasas, pues se ha comprobado que tienen el efecto contrario.

Menestras y granos enteros: Es recomendable aumentar tu consumo de proteína de origen vegetal (garbanzos, lentejas, quinua, etc.), se ha comprobado que hacer tal cambio en la dieta aumenta la fertilidad, probablemente por su contenido de magnesio y ácido fólico. Perfecto para los vegetarianos y veganos, una buena opción es el tofu, que contiene dosis considerables de proteína, así como calcio.

Verduras: La espinaca y el brócoli son recomendables debido a su contenido de manganeso, calcio, hierro, vitamina C y ácido fólico, cruciales para la función reproductiva: contribuyen a la salud del esperma, y reduce las posibilidades de aborto espontáneo y problemas genéticos en el bebé. Incorpora los espárragos de forma regular a tu dieta: son muy ricos en ácido fólico. Acompañarlos con frutos cítricos, o su jugo, es una manera ideal de elevar aún más tu consumo de este nutriente.

Aumenta la frecuencia con que utilizas el ajo para dar sabor a tus comidas: su contenido de selenio maximiza la producción de esperma y previene los abortos espontáneos. Además, contiene vitamina B6, que contribuye a regular las hormonas y fortalece el sistema inmunológico.

Frutas: Los clásicos plátanos están cargados de vitamina B6, una de las más importantes cuando se trata de promover la concepción, pues regula el balance hormonal. La deficiencia de esta vitamina puede generar una menstruación irregular y causar el desarrollo inadecuado de los óvulos y el esperma. Además, al igual que la piña, contienen manganeso, nutriente que juega un rol crucial en la producción de hormonas reproductivas. También puedes disfrutar de los cítricos, pues la vitamina C aumenta el conteo y la motilidad del esperma. El camu camu y el kiwi también tienen altos contenidos de esta vitamina. El consumo de palta, rica en vitamina E, es recomendable pues la deficiencia de esta vitamina está vinculada a la infertilidad.

Nueces y semillas: La mayoría de nueces tienen altos contenidos de zinc, magnesio y ácido fólico, todos nutrientes importantes para la salud reproductiva. Las semillas de ajonjolí son una excelente fuente de calcio -su contenido es proporcionalmente mayor que el de cualquier lácteo-, lo cual las hace recomendables para quienes desean concebir. Se recomienda consumir una cucharada al día, de preferencia en el desayuno. Por otro lado, las semillas de calabaza son una excelente fuente de hierro, y la linaza y la chía son ricas en omega 3.

El Aguaje: El aguaje es un fruto exótico de la Amazonía peruana, contiene una pulpa que representa en promedio el 12% del peso total del fruto, entre las propiedades principales del aguaje está su alto contenido de hormonas femeninas, conocida como progestágeno. Además, suministrar al organismo una cantidad adecuada de sitosterol lo que traduce, automáticamente, en unos ciclos menstruales más regulares y con menos efectos secundarios, en un útero mucho más vigoroso y en unas ovulaciones más largas y de calidad.


OTROS

Aceite de oliva: Esta grasa monoinsaturada ayuda a incrementar la sensibilidad a la insulina y reduce la inflamación en todo el cuerpo, la cual interfiere con la ovulación y concepción.

Miel: Rica en minerales y aminoácidos, se dice que mejora la calidad del semen y fortalece los ovarios y el útero. Puedes consumir una cucharada diaria, aún mejor si es miel “cruda”, que no ha sido calentada a altas temperaturas para tener apariencia líquida y transparente.

Polen: Es una mezcla que está formada por diversos elementos: saliva de abeja, néctar de algunas plantas y polen de flores. Se trata de un alimento rico en minerales como el cobre, potasio, sodio y zinc, que pueden ayudarte a ser mamá, además de otros veintidós aminoácidos esenciales para el organismo.


ALIMENTOS QUE ES PREFERIBLE EVITAR

Pollo no orgánico: La carne de los pollos criados de forma “convencional”, es decir, industrial, está llena de antibióticos y hormonas que pueden tener un efecto negativo sobre tu balance hormonal y tu salud general. Evita consumirlo.

47 vistas

TÉRMINOS

CONTACTO

91 6633 884

ATENCIÓN TELEFÓNICA

(durante cuarentena)

Lunes a viernes 

De 10 am. a 5 pm.

info@alobebe.pe

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon