Buscar
  • Alobebe

Construyendo el mundo

Actualizado: 16 de abr de 2019

“La vida no puede ser como antes. La evolución no camina marcha atrás”.

Jacob Liberman



Al lidiar con el día a día en el cuidado de los niños, tienes la maravillosa oportunidad de convertirte en un adulto agradecido, lleno de gracia y conciencia, que vive el presente, de tal modo que tus hijos digan: mis padres son un gran ejemplo a seguir. Tus mayores aliados serán la intuición, creatividad, paciencia, confianza y buen humor. Sin alguno de estos, la crianza puede convertirse en algo tedioso y muy difícil.

Al tener un hijo te adentras a diario en lo desconocido. Sé como un río: siempre presente y siempre fluyendo”.

Criar niños no es tarea sencilla. Pero es, sin embargo, el trabajo más importante que puede existir. No debemos perder la perspectiva: al hacernos cargo de nuestros hijos, nos estamos haciendo cargo del futuro de la humanidad. Cada decisión que tomamos y cada paso que damos, requiere de toda nuestra atención, inteligencia y capacidad de hacernos responsables. No debemos tomar decisiones por nuestros hijos sin hacernos responsables. La responsabilidad no se la podemos otorgar a los abuelos, al pediatra, terapeuta, maestra o al cura. Tomar decisiones responsables nos compromete a estar siempre en la búsqueda de información, a prestar atención a nuestro entorno, a discernir y elegir –luego de investigar–, sin dejar nunca de lado el regalo más importante que nos dio la naturaleza para lograr nuestros objetivos como madres: la intuición.

Dedica tiempo, todo el que puedas, a conocer a tus hijos y a darles amor. Al conocerlos profundamente, tendrás la capacidad de ver qué es lo que necesitan de ti en las distintas etapas de su vida. Podrás ver y reconocer cómo puedes ayudarlos a lograr sus propios objetivos, probablemente muy distintos a los tuyos o a los que tú te hubieras imaginado para ellos. Los antiguos yoguis de la India decían que nuestros hijos son nuestros maestros; llegan a nuestras casas a enseñarnos lo más importante: el amor. Además, todo lo que nos puede irritar de ellos, es simplemente un reflejo de lo que nos irrita de nosotros mismos. Lograr amarlos y respetarlos profundamente, sin querer vivir a través de ellos o liberar sobre ellos nuestras propias frustraciones y miedos, es el mayor reto que nos tocará vivir.

“Madres, en sus manos está la salvación del mundo”.

León Tolstoi

Por: Selma Bozanic

18 vistas

TÉRMINOS

CONTACTO

91 6633 884

ATENCIÓN TELEFÓNICA

(durante cuarentena)

Lunes a viernes 

De 10 am. a 5 pm.

info@alobebe.pe

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon